lichess.org

El maravilloso peón pasado.

Chess
Metáfora de vida, seamos peones pasados.

Como sabemos todas nuestras piezas de ajedrez tienen un valor directamente proporcional a su funcionalidad en una partida, el peón por ejemplo, es una de las piezas cuyo valor nos resulta más relativo a diferencia de las demás, ya que es al mismo tiempo la pieza más débil y la posible pieza más fuerte (una dama en potencia) -por decirlo de alguna manera-, es un 1 en puntaje, pero puede llegar a ser un 3, un 5 o un 9, el valor que desee, siempre y cuando cumpla con la condición de llegar al borde del campo rival.

A su vez, los peones también son la pieza más predominante del tablero en términos de cantidad, puesto que son 8, y es por esto, que su utilidad en el juego se resume a la comprensión de estructuras, hay muchas de estas, podemos tener una estructura de peones asilados, islas de peones, peones doblados, peones ligados, peones pasados, etc.

Dentro de todo lo mencionado, el peón pasado, es el mas importante, ya que muchas veces es el que determina la victoria o derrota en una partida, pero ¿Qué es un peón pasado?, Pues, es un peón que a pasado la mitad del tablero, la cuarta o quinta fila dependiendo su color, y que no tiene peón contrario en su misma columna, pero tampoco en su columna de la izquierda y en su columna de la derecha, es decir, es un peón que no tiene un peón contrario que limite su avance, por lo cual su importancia es foco de atención de ambos bandos, el bando que lo posee apoyará su avance con todas las piezas posibles, y el bando que no lo posee intentará bloquearlo.

Posiblemente muchos de ustedes ya sabían lo que era un peón pasado, sobre todo aquellos que ya no son neófitos en el bello universo del ajedrez, y llegados aquí, quería exponer al peón pasado ya no como un concepto o tema de estudio del ajedrez, sino como una metáfora de vida. Muchos de nosotros somos peones, no poseemos mucho más que lo justo y necesario, hay muchos como nosotros, y a veces parece que nuestra labor en muchos ámbitos de la vida es a veces fútil, banal o no muy productiva, en según que circunstancias, somos peones doblados, llenos de cargas y problemas, a veces incluso somos peones aislados, solitarios ante las vicisitudes que nos acontecen. Pero podemos llegar a ser peones pasados, habrán piezas que intentarán limitar nuestro avance hacia nuestras metas y objetivos, pero habrán otras piezas (amigos, familiares) que apoyarán nuestras decisiones para que lo logremos. Y tanto como en el ajedrez como en la vida, ser un peón pasado o no, depende de nosotros, en la búsqueda del mejor movimiento dentro de las 64 casillas, como también en la búsqueda de las mejores decisiones a las que nos sometemos en nuestra cotidianeidad.

Sé un peón pasado, y crea problemas a aquellos que quieren verte derrotado.

Reconnecting